Las emociones y la alimentación

Las emociones nos llevan a tomar decisiones sobre nuestra alimentación: qué, cuánto y a qué horas comer, por esto es muy importante identificar el momento en que tienes hambre emocional, porque así podrás hacerte cargo de la emoción y de lo que realmente te pasa y no quererla cubrir con comida.

También es cierto que los alimentos nos llevan a sentir emociones y que según lo que comamos o la forma en la que lo hagamos nos vamos a sentir de una u otra forma.

Como ven no somos seres compuestos por partes separadas, somos uno solo, en donde lo que hagamos con nuestro cuerpo repercute con nuestras emociones, con cómo nos sentimos, lo que pensamos afecta nuestro cuerpo y salud y el cómo estamos corporalmente (altos o bajos de energía) nos lleva a decidir qué comemos, todo al final está conectado.

Este mundo de las emociones y los alimentos es enorme, les estaremos contando sobre distintas emociones mes a mes, por ahora un primer ejercicio que pueden hacer es la próxima vez que vayan a comer pregúntense ¿por qué voy a comer? (Hambre, antojo, es la hora de comer, ansiedad, me sirvieron, no tengo nada más que hacer o cualquier otra) eso es empezar a hacer conciencia sobre lo que te pasa y ahí empezaras a ver una diferencia.